miércoles, 30 de marzo de 2011

Nicaragua: una herida abierta. Por Cynthia Caden


EL TERROR ROJO.


"Las ejecuciones ilegales por parte de guerrillas Sandinistas y sus aliados desde que tomaron el poder bajo una junta en julio ahora alcanzan al menos 500 y pueden ser hasta 1.000", dijo en una entrevista en 1979 (el año en que los comunistas llegaron al gobierno) José Esteban González, presidente de la Comisión Permanente Nicaragüense sobre Derechos Humanos[1]. La mayor parte de esas ejecuciones fueron llevadas a cabo en las primeras pocas semanas después del término de la guerra civil que derrocó al Presidente Anastasio Somoza. Irónicamente, el mayor número de ejecuciones parece haber tenido lugar en Granada, la única ciudad grande donde no ocurrió una batalla mayor. “Ahora sabemos que en las últimas dos semanas de julio, entre 300 y 400 personas fueron ejecutadas en la zona de Granada”, dijo González. “Eran todas personas conocidas como prisioneros (de los Sandinistas) y no fueron asesinados durante la batalla. Fueron asesinados por sus captores días o semanas después de que habían sido arrestados”. “Muchos de ellos fueron visitados por sus familias después de ser detenidos, pero cuando los familiares trataron de visitarlos nuevamente se les dijo que los prisioneros habían sido llevados a Managua, o entregados a la Cruz Roja, o enviados a Panamá”. González contó que él visitó algunas de las tumbas masivas donde se encontraron cuerpos de las víctimas. Dijo que vio la exhumación y tuvo parte en el proceso de identificación. Otros funcionarios de la comisión de derechos humanos lo acompañaron, junto con familiares de algunas de las víctimas. Conservó fotografías de las fosas y sus víctimas. Los investigadores encontraron dos tumbas masivas en una pequeña granja llamada El Dianatina, al sudoeste de Granada, con 200 cuerpos enterrados en suelo superficial. En otra zona, a unos cinco kilómetros al noreste de Granada, se encontraron otras tres tumbas con más de 60 cuerpos. Otras serían encontradas en la zona y los funcionarios de la comisión de derechos humanos continuaron investigando informes de otros sitios de entierro. González dijo que en León, al norte de Managua, entre 100 y 200 personas fueron ejecutadas en seis semanas después del momento en que los Sandinistas tomaron el control de la ciudad. En Masatepe, la comisión encontró e identificó 20 cuerpos. En Nueva Guinea, entre 20 y 25 prisioneros fueron ejecutados el 26 de julio, a pesar de las súplicas de sacerdotes locales y otros ministros religiosos. En Jinotepe, al menos 20 fueron ejecutados y en Esteli, en el norte de Nicaragua, hubo más ejecuciones, según confirmó González. "Nuestra experiencia es que esto ocurrió en todo el país", dijo. El Ministro del Interior Tomás Borge, líder Sandinista, diría en una conferencia de prensa en noviembre de 1979 que el gobierno estaba consciente de los extendidos abusos de poder, incluyendo algunas torturas y “unas pocas ejecuciones”. En una entrevista posterior estimó muy conservadoramente que el número de ejecuciones ilegales en todo el país totalizaba alrededor de 100. El presidente de la comisión de derechos humanos dijo que él y su organización estuvieron bajo considerable presión por parte del gobierno revolucionario para que no revelaran detalles de las ejecuciones. "Nos han dicho que cerremos la comisión, han tratado de obligarme a renunciar, han amenazado a otros funcionarios en otras partes del país y algunas de nuestras personas han renunciado", agregó. Pero González, teólogo y filósofo educado por la orden religiosa Hermanos Cristianos en Europa, se rehusó a someterse a estas presiones. "Somos una comisión permanente para defender derechos humanos, sin importar quién está al poder", dijo. "Defendimos a las víctimas de Somoza. Hoy, hay un tremendo miedo en este país y un tremendo temor de admitir que existe aquí. Pero nosotros en la comisión no guardaremos silencio". Entre las excavaciones realizadas se han descubierto aún más osamentas de reos políticos del primer período comunista en Nicaragua. La OEA encontró que altos jerarcas del FSLN tuvieron pleno conocimiento de los crímenes contra ex guardias y civiles, que por sospecha capturaron, ejecutaron sin juicio y enterraron en fosas comunes. Horrendos hallazgos de crímenes de lesa humanidad se descubrieron en la cárcel de La Pólvora, en donde Sandinistas bestialmente capturaron y asesinaron personas sin piedad, a partir julio de 1979, bajo cualquier sospecha y sin argumento. Se dice que los ejecutados sumariamente en La Pólvora pueden sumar centenares[2]. Los crímenes de La Pólvora fueron cometidos a sangre fría por los jefes Sandinistas, particularmente por Marvin González Ruiz, alias "Wilmer". En las denuncias, según publicación del Departamento de Estado de los Estados Unidos, “Derechos humanos en Nicaragua bajo los Sandinistas”, se menciona también en el caso de La Pólvora, al Sandinista Reinero Ordoñez Padilla, quien fue retirado del cargo, enviado a Cuba, y después regresó a servir en el Ministerio del Interior. La CIDH investigó denuncias de asesinatos a manos de "Wilmer". El criminal militar Sandinista tuvo su propio cementerio cuatro kilómetros al noroeste de Granada, en la Montañita de Santa Ana, terreno de tres manzanas en el camino a Los Malacos. Ahí llevaron a los presos de la Guardia Nacional, los sospechosos de anti-Sandinistas y los acusados sumariamente de contrarrevolucionarios. Les amarraron las manos en la espalda y a la orilla de las fosas los asesinaron para que cayeran dentro. Familiares de víctimas acudieron al lugar de la masacre alertados por los campesinos y vieron como los cadáveres apilados habían sido rociados con gasolina y eran consumidos por las llamas. El Juez Agustín Cruz recorrió el sitio identificando dos lugares con huesos esparcidos a flor de tierra, zapatos y restos de vestimentas. Notas: [1] Testimonio en "Ejecuciones en Nicaragua entre 500 y 1.000". Leonard Greenwood. Los Angeles Times. 3 de diciembre de 1979. pág. B19 [2] "La masacre sandinista de “La Pólvora" en Granada". Julio Ignacio Cardoze. Nicaragua Hoy. 2 de junio de 2007.
INVESTIGACIONES/ Alerta 360 Internacional Ultima modificación: 21 de octubre de 2010.

3 comentarios:

aguan23 dijo...

Estimada Cynthia Caden,
Ke he quedado impactado por relato real que haces de las dos dictaduras que han sufrido los guienanos. La dictadura de Macias y la dictadura de Obianf. Tras poner e link en Twitter y Facebook me han llamado muchos de los testigos vivientes para darme las gracias por poner este articulo en la red.

Me gustaria tener contacto contigo, mi email, aguan23@ymail.com.

Gracias de nuevo por el extenso y valioso articulo.

Saludos
Aguan Garcia

Anónimo dijo...

fuck da fsln

Anónimo dijo...

el cara d mierda d ortega va a tocarle como gadafy thrust me todo el pueblo c va a poner en contra del puto ese we coming for ya and we r going to take over back that is somosa land and fuck sandino we coming nigga soon and people we are getting our nicaragua back and we gonna have it all i al q no le guste me lo trueno se va a cavar la pobresa y el desenpleo vamos a tener de todo yeah!!!!!!shit a la verga los sandinistas son una plasta de mierda