miércoles, 8 de diciembre de 2010

Un poema de La muda encarnación. María del Carmen Colombo


La virgen está ocupada
muy ocupada en arreglarse
las enaguas y el velo
nupcial

más hermosa que nunca
esta brilla
y el susurro barrial
prende estrellas
en su estela
de tul

una víbora
el collar de rezos
que se enrosca
a los pies

sube y sube
serpiente bailarina
de penas y dolores

tiemblan las monedas
como la multitud
pero la virgen
se mira en el espejo
vamos a casa papi

la eternidad
suelta su pelo
despreocupado
sobre el mundo


Este poema- en el día que recuerda a la virgen- está tomado de La muda encarnación- Ediciones Ultimo reino, I993- de María del Carmen Colombo y no se puede leer linealmente sino a través del ritmo que se crea a través de la resonancia y el laborioso serpentear de cada sílaba y palabra. LT.

1 comentario:

María del Carmen Colombo dijo...

Hola! ya te linkeé en mi blog, gracias!